febrero, 29

Cinco recompensas por la generosidad

Devocional por John Piper

Contribuyendo para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad. (Romanos 12:13)

¿Cuáles son las recompensas si confiamos en las promesas de Dios sobre dar generosamente y abrir nuestra casa unos a otros y a los que tienen necesidades?

  1. El sufrimiento de los santos será aliviado o por lo menos disminuido. Es eso lo que este versículo significa cuando dice: «contribuyendo para las necesidades de los santos». Levantamos una carga, aliviamos una preocupación, damos esperanza. ¡Esa es una recompensa!
  2. La gloria de Dios es expuesta. Mateo 5:16 dice: «Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos». Dar generosamente y abrir nuestra casa a otros muestra la gloria, la bondad y el valor de Dios en nuestra vida. La razón por la que Dios nos da dinero y casas es para que, por la manera en que les damos uso, otras personas puedan ver que estos bienes no son nuestro dios, sino que Dios es nuestro Dios y nuestro tesoro.
  3. Se abren las puertas a más acciones de gracias dirigidas a Dios: «Porque la ministración de este servicio no solo suple con plenitud lo que falta a los santos, sino que también sobreabunda a través de muchas acciones de gracias a Dios» (2 Corintios 9:12). Dios nos ha dado dinero y casas no solo para que seamos agradecidos, sino también para que nuestra generosidad y hospitalidad haga que muchas personas den gracias a Dios.
  4. Nuestro amor a Dios y su amor en nosotros se confirma: «Pero el que tiene bienes de este mundo, y ve a su hermano en necesidad y cierra su corazón contra él, ¿cómo puede morar el amor de Dios en él?» (1 Juan 3:17). En otras palabras, cuando damos de manera generosa y abrimos nuestra casa, el amor de Dios es confirmado en nuestra vida. Somos reales, no somos cristianos falsos.
  5. Finalmente, acumulamos tesoros en el cielo: «Vended vuestras posesiones y dad limosnas; haceos bolsas que no se deterioran, un tesoro en los cielos que no se agota… Porque donde esté vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón» (Lucas 12:33-34).

Dar generosamente y abrir nuestra casa a otros son acciones que están cerca de la esencia de la vida en Cristo. Las razones por las que no abrimos nuestra chequera y nuestra casa con la frecuencia con que deberíamos hacerlo están arraigadas en la esclavitud del miedo y la codicia. El remedio es deleitarnos en la presencia de Cristo y tener la certeza de la promesa de Cristo: «Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4:19).

Nuestra recompensa es la demostración de la gloria de Dios, el bien de otros, y el gozo de atesorar a Cristo juntos para siempre. Por lo tanto, los exhorto: «contribuyan para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad».

Suscríbete a Soldados de Jesucristo

* Al llenar este formulario usted se está subscribiendo para recibir boletines semanales de SDJ, devocionales diarios, noticias de eventos, e información de este ministerio y otros ministerios afiliados.

Todos los derechos reservados ©2016 Soldados de Jesucristo y DesiringGod.org

SJ Series Icon Ver más devocionales