Julio, 06

Cómo conquistó Cristo la amargura

Devocional por John Piper

Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga justamente. (1 Pedro 2:23)

Contra nadie se ha pecado más gravemente que contra Jesús. Cada gramo de hostilidad contra él fue totalmente inmerecido.

Jamás ha existido alguien que fuera más digno de honor que Jesús; y nadie ha sido más deshonrado que él.

Si alguien tenía algún derecho a enojarse y sentir amargura y ser vengativo, esa persona era Jesús. ¿Cómo pudo controlarse cuando unos descarados, cuya vida él sustentaba, le escupían a la cara? 1 Pedro 2:23 nos da la respuesta.

Este versículo se refiere a que Jesús tenía fe en la gracia venidera del justo juicio de Dios. Él no tenía que vengarse de todas las humillaciones que sufrió, porque encomendó su causa a Dios. Él dejó la venganza en las manos de Dios y oró por el arrepentimiento de sus enemigos (Lucas 23:34).

Pedro nos deja entrever la fe de Jesús para que aprendamos a vivir de esta manera también. Él dijo: «porque para este propósito [para soportar con paciencia los tratos crueles] habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas» (1 Pedro 2:21).

Si Cristo conquistó la amargura y la venganza por medio de la fe en la gracia venidera, cuánto más deberíamos hacerlo nosotros, siendo que tenemos mucho menos derecho que él a murmurar por los maltratos.


Devocional tomado del libro Future Grace” (Gracia Venidera), página 267

Todos los derechos reservados ©2016 Soldados de Jesucristo y DesiringGod.org

Suscríbete a Soldados de Jesucristo

* Al llenar este formulario usted se está subscribiendo para recibir boletines semanales de SDJ, devocionales diarios, noticias de eventos, e información de este ministerio y otros ministerios afiliados.

Todos los derechos reservados ©2016 Soldados de Jesucristo y DesiringGod.org

SJ Series Icon Ver más devocionales