Octubre, 26

El remedio para el misionero

Devocional por John Piper

Todas las cosas son posibles para Dios. (Marcos 10:27)

La gracia soberana es el manantial de vida del hedonista cristiano, ya que lo que el hedonista cristiano más ama es la experiencia de la gracia soberana de Dios llenándolo y desbordándose por el bien de otras personas.

Los misioneros hedonistas cristianos aman experimentar lo que Pablo describe en 1 Corintios 15:10: «no yo, sino la gracia de Dios en mí». Se deleitan en la verdad de que el fruto de su labor misionera le pertenece enteramente a Dios (1 Corintios 3:7; Romanos 11:36).

No sienten más que alegría cuando el Maestro dice: «separados de mí nada podéis hacer» (Juan 15:5). Se regocijan como niños en la verdad de que Dios ha quitado el peso abrumador de la nueva creación de sus hombros y lo carga él mismo sobre sus espaldas. Sin resentimientos, dicen: «no que seamos suficientes en nosotros mismos para pensar que cosa alguna procede de nosotros, sino que nuestra suficiencia es de Dios» (2 Corintios 3:5).

Cuando vuelven a su casa bajo licencia, nada les da más gozo que decir a las iglesias: «No me atreveré a hablar de nada sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles» (Romanos 15:18).

«Todas las cosas son posibles para Dios»: las primeras palabras nos dan esperanza, las últimas producen humildad. Son el antídoto para la desesperación y el orgullo: el remedio perfecto para el misionero.


Devocional tomado del libro Deseando a Dios”, páginas 235–236

Suscríbete a Soldados de Jesucristo

* Al llenar este formulario usted se está subscribiendo para recibir boletines semanales de SDJ, devocionales diarios, noticias de eventos, e información de este ministerio y otros ministerios afiliados.

Todos los derechos reservados ©2017 Soldados de Jesucristo y DesiringGod.org

SJ Series Icon Ver más devocionales